Ha participado en la presentación de una guía metodológica realizada por Ecologistas en Acción para la elaboración de planes municipales
La teniente de alcalde del Ayuntamiento de Cádiz y presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, ha participado, en la mañana de hoy, en la presentación de la Guía Metodológica para la Elaboración de Planes Municipales frente al Cambio Climático que ha elaborado AMA Natura-Ecologistas en Acción con la colaboración de la empresa municipal Aguas de Cádiz y de la Junta de Andalucía.
Se trata de una guía, cuyo autor es Daniel López Marijuan, destinada a los responsables políticos y técnicos de los ayuntamientos gaditanos y que pretende servir de información y sensibilización municipal sobre el cambio climático, una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la humanidad.
En su intervención, Ana Fernández ha desglosado las actuaciones que realizan el Ayuntamiento y las empresas municipales como Aguas de Cádiz para frenar el cambio climático puesto que es “un compromiso que va desde el ciudadano de a pie hasta todas las administraciones”.

En cuanto al caso concreto de Aguas de Cádiz, la presidenta de esta empresa pública municipal ha destacado “los esfuerzos que se vienen realizando tanto en la eliminación de las emisiones de gases de efecto invernadero como en otros aspectos igualmente importantes”.
Teniendo en cuenta el objetivo de Aguas de Cádiz, uno de los aspectos que ha destacado su presidenta ha sido la reducción de la huella hídrica de la empresa, a través de medidas como la reducción de fugas en a la red, el control y reducción del consumo de agua o la búsqueda de nuevos recursos hídricos alternativos como son: la reutilizando para baldear las calles el agua procedente de los vaciados de las dos piscinas municipales; el estudio del sistema terciario de la Estación Depuradora de Aguas Residuales y la elaboración de un proyecto de ejecución de red de agua regenerada para la ciudad de Cádiz; la búsqueda de acuíferos y la puesta en uso de pozos de sondeo en Varela, Santa Rosalía, Parque Genovés y Plaza de España para riego de jardines y baldeo mediante camiones cisternas.
Por otra parte, Ana Fernández ha destacado que la ciudad de Cádiz ha sido la primera en aprobar un Plan de Gestión de Riesgo por Sequía, que ha elaborado Aguas de Cádiz, y cuyas señales y medidas paliativas están totalmente imbricadas con los Planes para el Cambio Climático.
Asimismo, ha destacado que desde hace dos años ha apostado por renovar su parque móvil con vehículos 100% eléctricos y/o híbridos y los camiones para la limpieza de redes son de última generación y restringen al máximo sus consumos y sus emisiones de CO2.

Residuos
En cuanto a los residuos, la mayoría de los que genera Aguas de Cádiz son Residuos Sólidos Urbanos, aunque, como consecuencia de la actividad de la empresa, se generan una serie de residuos fruto de la limpieza de redes, que se retiran, reducen, desbastan y compactan.
Además, Aguas de Cádiz compra energía eléctrica certificada como 100% renovable en origen y apuesta por el consumo eficiente de energía eléctrica con el fin de reducir las emisiones de GEI (Gas de Efecto Invernadero).
Por ejemplo, señala que en 2018 se sustituyeron todas las luminarias del edificio de la Avenida María Auxiliadora, de la estación depuradora Martona y la de la mayoría de las fuentes ornamentales; se ha sustituido el sistema de climatización; se instaló en el edificio de María Auxiliadora una planta solar fotovoltaica de 8,64 kWp de producción, suponiendo esta un 10% del total de la energía consumida en el edificio y se instalará otra en la cubierta de Martona una planta Solar de unos 60-70 kWp.
En 2017 y 2018 se ha optimizado la potencia contratada de todas las instalaciones de la empresa (oficinas y estaciones de bombeo), se han instalado baterías de condensadores automáticas que eliminan el consumo de energía reactiva en las estaciones, es decir se ha “dejado de consumir” en gran medida aquella energía eléctrica no utilizable de forma efectiva.

Huella de carbono

Con respecto a la huella de carbono -refleja la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera como fruto del desarrollo de la actividad de una empresa- en la actualidad, Aguas de Cádiz garantiza que tiene “Emisiones Cero”. Posee el sello que emite el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democrático sobre el registro de huella de carbono con los sectores de Calculo y Reduzco, así como el sello de Compenso, ya que en el año 2019 ha compensado las escasas toneladas de CO2 que emitía mediante el sistema de reforestación de árboles.
En cuanto Ayuntamiento de Cádiz, la teniente de alcalde recuerda que el de Cádiz ha sido el primero de la provincia en sumarse al Nuevo Pacto de los Alcaldes asumiendo el compromiso de reducir el 40% de las emisiones en una década y de incrementar el 30% de energías renovables.
Entre las iniciativas puestas en marcha, Fernández se ha referido a la apuesta por la concienciación, la eficiencia energética con proyectos de mejora de la iluminación de edificios públicos o la instalación de placas solares. En concreto, ha destacado actuaciones como los talleres de mejora del consumo eléctrico, el proyecto para minimizar el consumo en colegios, cuyos beneficios se quedarán en los propios centros, la bonificación de 50% del IBI a las personas y empresas que instalen renovables o la creación de la Delegación de Transición Energética.
Además del autor de la guía, en la presentación han estado también el jefe de Demarcación de Costas, Patricio Poullet, el vicepresidente segundo de la Diputación y responsable del Área de Transición Ecológica y Desarrollo Urbano, Mario Fernández y el jefe de servicio de Protección Ambiental de la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta en Cádiz, Pablo Lovera.

El alcalde de Cádiz, José María González, junto a la presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, ha presentado este lunes la réplica de la fuente de Los Niños del Paraguas que ha realizado la empresa municipal Aguas de Cádiz y que sustituye a la pieza original que ya ha sido restaurada y que será colocada en un lugar a salvo de la intemperie.

El alcalde de Cádiz ha destacado no solo el valor artístico y ornamental sino también el valor sentimental que tiene para toda la ciudadanía esta escultura que se ha convertido en un icono del Parque Genovés y ha agradecido a Aguas de Cádiz el trabajo realizado y el esfuerzo en la protección y puesta en valor del patrimonio ornamental de la ciudad relacionado con el agua.

La escultura es una copia en arcilla modelada por el escultor José Martín Lagares mediante un método artesanal que conjuga la medición y contemplación de la pieza original. Los niños y la peana de flores se han completado con un paraguas de bronce, se ha subido sobre un pedestal de mármol para mejorar la visión del conjunto, se ha instalado todo el sistema hidráulico nuevo y se ha puesto sobre el vaso de mármol italiano, del siglo XVIII, en el que se colocó por primera vez a principios del siglo XX cuando la fuente fue trasladada al Parque Genovés desde la casa de la familia Aramburu, propietaria de la misma. Este vaso servía de macetero frente al lugar en el que antiguamente estaba la casa del guarda, frente al Paseo de Santa Bárbara y Aguas de Cádiz lo ha recuperado y restaurado.

En paralelo a esa actuación, Aguas de Cádiz ha acabado también la restauración de la pieza original que se encontraba en muy mal estado tal y como informó en su día la empresa municipal. Para protegerla de la intemperie, tras valorar distintos posibles emplazamientos y pedir la opinión de un grupo de conocedores del patrimonio de la ciudad, el Ayuntamiento ha decidido que la pieza original de los Niños del Paraguas sea colocada en el patio de la nueva Delegación Municipal de Cultura de la calle Ancha, en la antigua sede del Rectorado de la UCA, a donde será trasladada cuando acaben las obras que se están acometiendo en este edificio.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, ha recordado que la empresa municipal tiene encomendada la conservación y el mantenimiento de primer nivel de las fuentes ornamentales de la ciudad y durante los últimos años había efectuado reparaciones puntuales en la fuente de Los Niños del Paragua circunscritas al sistema hidráulico, pero no había actuado sobre la escultura. Ahora se ha acometido “una tarea más allá de la encomienda que tiene el Ayuntamiento porque, en función de nuestra disponibilidad económica y como empresa pública que somos, nos satisface destinar recursos que benefician a la ciudad de Cádiz”, ha señalado. La restauración ha sido ardua puesto que después de un siglo al aire libre tanto los niños como la peana y el paraguas estaban en mal estado y mostraba filtraciones, acumulaciones de agua, manos de pintura viscosa que no dejaban respirar al barro, reconstrucciones de partes de manos y brazos, etc.

En el acto ha intervenido también el historiador Lorenzo Alonso de la Sierra, a quien Aguas de Cádiz le encargó que elaborara una ficha histórica de la escultura y descubrió que el autor es el artista milanés Andrea Boni, escultor y ceramista, nacido en 1815, que adquirió gran prestigio en el siglo XIX por sus trabajos en terracota. La pista se la dio una postal de la Exposición Universal de 1878 de Paris que reproduce el conjunto escultórico que la familia gaditana Aramburu compró y trajo a Cádiz. Ha explicado que fue expuesta en la existen reproducciones casi idénticas en Estados Unidos -en la Universidad de Illinois- y en Francia.

En la presentación han estado también las concejalas Lola Cazalilla y Montemayor Mures, responsables de las áreas de Cultura y Fiestas y de Patrimonio Histórico y Turismo respectivamente, así como representantes de todos los grupos municipales del Ayuntamiento de Cádiz, consejeros de Aguas de Cádiz, descendientes de la familia Aramburu, los restauradores de la pieza original y el escultor de la reproducción.

Como ya se sabe, la pieza representa a Pablo y Virginia, protagonistas de la famosa novela de Jacques-Henri Bernardin, publicada por primera vez en Francia en 1788, que tuvo mucha fama en la época romántica, se tradujo a diversos idiomas y se hicieron versiones teatrales y musicales. Los niños, que representan el amor puro de la niñez y mueren de manera trágica, gozan de gran popularidad en Francia y en muchos otros países y han sido representados en muchas esculturas.

El programa de Educación Ambiental de Aguas de Cádiz, ‘El Agua en la Escuela’, se ha trasladado al aula hospitalaria del Hospital Universitario Puerta del Mar en donde han compartido jornada con los niños y niñas ingresados en este hospital de la red de centros públicos del Servicio Andaluz de Salud.

Los monitores de Aguas de Cádiz han llevado a los menores ingresados en el hospital información sobre el ciclo integral del agua en Cádiz, sobre el uso racional y responsable del agua con el fin de que tomen conciencia sobre la importancia de cuidar de nuestra agua y del medio ambiente, sobre las bondades del agua del grifo y sobre los problemas medioambientales y los atascos que causan las toallitas higiénicas en la red de saneamiento. En diversos talleres han realizado catas de agua del grifo y han trabajado con los cuadernillos elaborados por Aguas de Cádiz.

Además, los monitores se han pasado por algunas habitaciones del hospital dejando cuadernillos a los pacientes y también material en el aula por si otro día acuden otros niños.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, agradece tanto al personal del Hospital como a los docentes que atienden a esta aula el interés mostrado y el apoyo dado para que esta actividad se haya podido llevar a cabo. La idea no era otra que la de poder ofrecer a estos menores también esta campaña de formación ambiental que la empresa municipal de agua imparte en los centros educativos de la ciudad de Cádiz.

El objetivo de El Aula en la Escuela es que el alumnado se identifique con el agua de Cádiz, aprovechando que el ciclo natural del agua es una materia que se estudia en sus asignaturas de Ciencias de la Naturaleza: de dónde viene, cómo llega a la ciudad, cómo se distribuye, cómo se depura antes de devolverla al mar, cómo cuidar de ella, por qué es sano beber agua del grifo que bebidas azucaradas, etc., a través de actividades y talleres adaptados a cada edad y a cada nivel educativo.

Este curso 2019/2020 es el segundo que se pone en marcha en colaboración con la Delegación Municipal de Enseñanza tras el éxito del curso pasado en el que más de 4.000 estudiantes participaron en el programa. Este año, como novedad, la campaña se amplía al primer ciclo de Secundaria, además de a todos los niveles de Primaria.

Un grupo de estudiantes del Instituto de Enseñanza Secundaria La Caleta han realizado una visita a las instalaciones de Aguas de Cádiz en donde han conocido por dentro cómo funciona la empresa y han recibido una charla sobre las medidas y actuaciones de Responsabilidad Social Corporativa llevadas a cabo por Aguas de Cádiz.

Los jóvenes, de la asignatura de Economía de Primero de Bachillerato, recorriendo los diversos departamentos de la sede central de Aguas de Cádiz de la Avenida María Auxiliadora.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, y el gerente, Jesús Oliden, saludaron al grupo y les explicaron la filosofía que rige a esta empresa cien por cien pública y que gestiona un bien tan preciado y necesario para la calidad de vida de todos los gaditanos como es el agua del grifo.

En la charla posterior, se les destalló las actuaciones de responsabilidad social concretas que realiza la empresa y que van más allá de su objeto social fundamental que es el abastecimiento, el saneamiento y la depuración de agua.

Entro otras, se han explicado las medidas medioambientales de ahorro de consumo eléctrico, la Campaña Progrifo, la campaña contra las toallitas, el programa de Suministro Mínimo Vital, la educación ambiental con El Agua en la Escuela, la participación en eventos de la ciudad, etc.

Aguas de Cádiz ha instalado una fuente de agua potable junto al acceso a las pistas deportivas del Instituto Columela, en el foso de las Puertas de Tierra. La fuente, ya en funcionamiento, es del llamado “modelo Cádiz” y con ella se pretende facilitar a transeúntes y deportistas el acceso al agua pública y favorecer su consumo frente al de bebidas edulcoradas.

Esta iniciativa también se sitúa en la línea de potenciar la reducción de residuos que generan las botellas desechables.

Además del alumnado del Instituto Columela, cada día son muchos los deportistas que utilizan las pistas deportivas del foso de Puertas de Tierra, conocidas popularmente como ‘Campo hondo’, y en las que, por motivos de seguridad de los propios usuarios, resulta imposible instalar surtidores de agua. De ahí que la fuente se haya ubicado en la calle Barcelona esquina con la avenida Fernández Ladreda.

Puesto que se ha colocado en un entorno catalogado como Monumento Histórico Artístico, para acometer esta obra Aguas de Cádiz solicitó la autorización de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía a través de su Delegación Territorial en Cádiz.

La muralla y toda la zona de Puerta de Tierra tienen la consideración de Bien de Interés Cultural, por lo que la solicitud fue analizada por el Departamento de Protección del Patrimonio Histórico, que dio el visto bueno al considerar que no es necesaria la ejecución de ninguna actividad arqueológica preventiva al no afectar la obra a niveles arqueológicos.

Por otra parte, durante estos días Aguas de Cádiz va a reponer una fuente de agua potable que fue derribada hace unas semanas por el golpe que recibió en un accidente de un camión.

El objetivo del proyecto de Aguas de Cádiz para mejorar y ampliar la dotación de fuentes en espacios públicos es hacer el agua potable más accesible desde cualquier punto de la ciudad, lo que redunda en una mayor calidad de vida, mejora el paisaje urbano y favorece modelos de movilidad urbana más sostenibles, saludables y ecológicos.

El “modelo Cádiz” recoge elementos arquitectónicos de la historia de la ciudad relacionados con el agua y que la cumple con todos los criterios de calidad paisajística para su integración en el contexto urbano: es una fuente resistente, de fácil mantenimiento, antivandálica, está adaptada a personas con movilidad reducida y cuenta con bebedero para perros.

Aguas de Cádiz va a participar en un proyecto piloto de sistema de evaluación para medir los indicadores básicos de su gestión del ciclo integral del agua en la ciudad de Cádiz. Se trata de una iniciativa que propone establecer un sistema común de evaluación de los servicios que mida la eficacia en la gestión e incremente la transparencia.
La empresa municipal de agua ha dado el paso para formar parte de este proyecto, promovido por la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (AEOPAS), en un encuentro celebrado esta semana en Badajoz en el que han participado 25 empresas de agua de diferentes puntos de España y al que han acudido la presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, el gerente, Jesús Oliden y el director de logística y estudios especiales de Aguas de Cádiz, José Antonio Campo-Cossío.
La presidenta de Aguas de Cádiz valora de manera positiva este proyecto piloto de evaluación puesto que servirá para saber, por ejemplo, “en qué medida se tiene en cuenta el derecho humano al agua, el acceso al agua, la rendición de cuentas, la transparencia, la participación ciudadana o la adaptación al cambio climático desde una gestión pública del servicio”.
Por su parte, Jesús Oliden destaca que es la primera vez que las empresas públicas de agua se unen para establecer criterios comunes que mejoren los indicadores básicos de su gestión porque es importante “cuantificar y medir lo que hacemos para compararnos con lo que se hace en otros puntos de España. Es decir, estudiar las tendencias y ver en qué podemos mejorar para ganar en eficacia y en transparencia y avanzar hacia la excelencia a través de una buena gestión de un bien tan necesario como limitado”.
Este proyecto piloto de evaluación se va a poner en marcha en las entidades participantes con unos indicadores de: transparencia, participación ciudadana, asequibilidad y calidad del servicio, sostenibilidad y derecho humano al agua. “Esto permitirá -según el gerente de AEOPAS, Luis Babiano- hacer una fotografía de la situación actual y establecer un marco comparativo; no basta decir que el agua es cara o barata, sino tener en cuenta las condiciones individuales en cada caso”.
El sistema de indicadores para la gestión del agua ha sido elaborado por el catedrático e investigador de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Enrique Cabrera, y junto con Cádiz, otras cuatro empresas se han unido a este proyecto piloto: Promedio, servicio provincial de abastecimiento de agua potable de Badajoz; Emasesa, Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla; Aguas de Xàbia y Aigües del Prat. Aguas de Cádiz usará y analizará ratios de los dos últimos años y presentará sus primeras conclusiones en el mes de julio.

La empresa municipal Aguas de Cádiz ha iniciado una nueva campaña para intensificar la detección de fugas de agua a través de un sistema de gestión y localización de pérdidas en las redes de distribución de agua potable. El objetivo es determinar, de manera precisa, los lugares exactos de los diferentes sectores en los que se divide la red en los que podría haber una pérdida de agua una vez que el sistema de telecontrol que tiene la empresa haya advertido sobre una subida injustificada de los caudales mínimo nocturnos.

Para ello se utilizan equipos de electro-escucha que localizan las posibles averías en las zonas en las que se haya detectado que el consumo de agua no baja durante la noche, como es lo habitual, lo que indicaría una fuga en la red. Una vez detectada la avería que provoca la fuga se procede a su reparación.

En esta fase de la campaña, que durará varias semanas, se trabajará en aproximadamente la mitad de los 190 kilómetros que mide la red de abastecimiento de agua potable de la ciudad. Entre los sectores que se estudiarán están las zonas de La Viña, el Falla, la Catedral, San Juan de Dios, La Alameda, La Paz, San José o Bahía Blanca.

Tal y como señala la presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, el control de fugas es “una herramienta clave para mejorar el rendimiento de la red de abastecimiento, optimizar las actuaciones de explotación y realizar los estudios necesarios para la mejora de la red”. “Se trata de otra muestra más del buen trabajo que se está haciendo en Aguas de Cádiz para mejorar un servicio esencial y vital para la ciudad”, ha destacado.

Reducir las pérdidas en la red no solo es uno de los objetivos permanentes de la empresa, sino que también ha sido uno de los asuntos tratados en la reciente jornada de participación ciudadana organizada por Aguas de Cádiz para debatir sobre el Plan de Gestión de Riesgo por Sequía de la Ciudad de Cádiz.

El procedimiento consiste en monitorizar sectores concretos de la red durante un tiempo para detectar el lugar en el que se produce cualquier vibración durante la noche. Para ello, previamente, los trabajos se centran en conocer el estado actual de la red con la recopilación de toda la información posible: planos, puntos de alimentación, mapa de presiones, datos de facturación anual de los abonados, número de acometidas, etc. El sistema almacena los datos de las 40 últimas noches y se vuelcan en un programa de análisis.

Además, la búsqueda de fugas se realiza tanto de manera sistemática para mejorar el rendimiento de la red, como con carácter de urgencia para localizar averías concretas o aumentos de consumos en un sector determinado. Paralelamente, se revisa la red para detectar anomalías, imperfecciones, necesidades de mantenimiento, búsquedas de fraudes, etc. y se hace un estudio de cada sector para optimizar y conseguir unas ratios acordes con los kilómetros y abonados.

La empresa municipal Aguas de Cádiz está instalando una fuente pública de agua potable en el acceso al llamado Campo Hondo, como se conocen a las pistas deportivas del Instituto Columela ubicadas en los fosos de las Puertas de Tierra. Con esta actuación se da respuesta a una petición que vienen realizando los deportistas usuarios de unas instalaciones que son muy frecuentadas y que están disponibles no sólo para los alumnos de este centro educativo, sino también para la ciudadanía en general.

Para poder instalar esta fuente, Aguas de Cádiz ha solicitado y obtenido la autorización de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía a través de su Delegación Territorial en Cádiz, puesto que la muralla y toda la zona de Puerta de Tierra están catalogadas como Monumento Histórico Artístico y tiene la consideración de Bien de Interés Cultural.

Por ello, la solicitud ha sido analizada por el Departamento de Protección del Patrimonio Histórico de esa Delegación que considera que no es necesaria la ejecución de ninguna actividad arqueológica preventiva al no afectar la obra a niveles arqueológicos. De hecho, la fuente se ubica en la calle Barcelona -esquina con la Avenida Fernández Ladreda- dada la imposibilidad de instalarla en el foso por motivos de seguridad para los propios deportistas. El informe favorable indica que, aunque “la fuente se proyecta en la zona de la propia línea del Frente de Tierra (…) dadas las dimensiones de las mismas, al tratarse de un mueble poco perceptible, se considera que no afecta a la contemplación ni percepción del bien”.

Al mismo tiempo, la instalación de la fuente de agua potable cuenta también con la aprobación de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Cádiz que autorizó, como es preceptivo, la formalización del contrato de suministro de agua a dicho surtidor.

Esta fuente “modelo Cádiz”, forma parte del proyecto que viene ejecutando desde hace algo más de un año la empresa municipal Aguas de Cádiz para recuperar y ampliar la red de fuentes de agua potable en la ciudad -en particular en parques, jardines y zonas infantiles y deportivas- que para incentivar el consumo del agua pública con el fin de: garantizar el acceso al agua potable de los transeúntes y deportistas, favorecer su consumo frente al de bebidas edulcoradas y mejorar el medio ambiente al reducir la generación de residuos que generan las botellas desechables. El objetivo último es hacer de Cádiz una ciudad más habitable y más agradable.

Como se recordará, para mejorar la dotación de surtidores en espacios públicos, Aguas de Cádiz escogió el llamado “modelo Cádiz”, un diseño original y exclusivo para este proyecto que recoge elementos arquitectónicos de la historia de la ciudad relacionados con el agua y que la cumple con todos los criterios de calidad paisajística para su integración en el contexto urbano, es resistente, de fácil mantenimiento, antivandálicas, está adaptada a personas con movilidad reducida y cuenta con bebedero para perros.

La III San Silvestre Gaditana que se correrá el próximo 28 de diciembre será, además de solidaria, más sostenible gracias al acuerdo firmado empresa municipal Aguas de Cádiz y el Club de Atletismo Olimpo de Cádiz, organizador de este evento deportivo.

Gracias a este patrocinio, se cambiará la dinámica que viene siendo habitual en estos eventos deportivos y los participantes sustituirán durante la carrera el agua envasada en botellas de plástico por agua del grifo. Para ello, Aguas de Cádiz repartirá 1.800 botellas metálicas de 0,4 litros a todas las personas que participen en la carrera. Por su parte, como contraprestación, el Club de Atletismo Olimpo se compromete a no dispensar agua embotellada de plástico a los corredores.

Además, gracias al acuerdo firmado, el avituallamiento para los corredores será en la carpa que instalará Aguas de Cádiz en San Juan de Dios desde las 16:30 hasta las 19:30 horas, para repartir a los participantes en la misma agua refrigerada de la red pública de abastecimiento.

En la firma del acuerdo, la presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, ha destacado el compromiso de la empresa municipal con el deporte y con el clima y espera que esta práctica que se llevará a cabo en Cádiz sea pronto la tónica general de estas competiciones.

Desde que se puso en marcha el Procedimiento para la Garantía del Derecho Humano al Agua, Suministro Mínimo Vital y Fondo Social Solidario, más conocido como el programa del Suministro Mínimo Vital (SMV), un total de 1.751 familias de Cádiz se han acogido ya este programa de ayuda a personas en riesgo de exclusión social que no pueden hacer frente al pago de los recibos del agua.
El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la empresa pública Aguas de Cádiz, inició el programa en octubre de 2017 y en los tres meses de ese año se concedieron 303 solicitudes. Durante el año siguiente, en 2018, el número de solicitudes aprobadas fue de 734 y en 2019 el número de solicitudes concedidas alcanza la cifra de 714 si bien quedan 213 solicitudes por valorar y que harán que aumente esta cantidad cuando haya finalizado el mes de diciembre.

Los motivos más frecuentes de negación de solicitudes a los demandantes suelen ser que superan la renta per cápita, que no llegan a la puntuación establecida en el baremo de exclusión, que mejoran su situación económica o que no acuden a la cita.

En cuanto a las de facturas subvencionadas hasta el momento, el número asciende a (en agosto eran 6.082)

Con este pago se cubre el consumo necesario para garantizar el Derecho Humano al agua que Aguas de Cádiz ha cuantificado en 100 litros por persona y día siguiendo las recomendaciones hechas por las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y el Defensor del Pueblo Andaluz.

Como recuerda la presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, “Cádiz es pionera en una medida que ayuda a una familia vulnerable económicamente a que, una vez aprobada su solicitud por los servicios sociales, pueda tener esta necesidad vital cubierta sin tener que acudir periódicamente a las dependencias de los Servicios Sociales”.

Cabe recordar que se trata de un procedimiento único que mejora el sistema cualitativa y cuantitativamente ya que se subvenciona el pago de los conceptos bonificables de la factura durante un período inicial de doce meses revisable a los seis a partir de la fecha de aprobación de la ayuda solicitada.

El programa corre a cargo al fondo Social Solidario de Aguas de Cádiz y las personas o familias empadronadas en Cádiz que se encuentren en situación de exclusión social pueden acudir a Aguas de Cádiz, a la Delegación de Asuntos Sociales de la Calle Zaragoza y a los Centros de Servicios Sociales de La Laguna y de la Barriada de La Paz para pedir información y solicitar la valoración previa necesaria para acogerse a este programa.

Lo pueden solicitar unidades familiares en exclusión social así como las familias en las que todos sus miembros, una vez cumplidos los requisitos económicos, se encuentren en algunas de las siguientes situaciones: pensionista de incapacidad absoluta o gran invalidez, pensión no contributiva por invalidez, pensionista de jubilación, cuidador de persona dependiente, mayor de 60 años, cónyuge a cargo de pensionista de jubilación o persona con incapacidad y mayores de 52 años en desempleo de larga duración.
Al margen del SMV, Aguas de Cádiz continúa con las alternativas previstas para el abono de las facturas y siguen vigentes otras medidas para paliar los problemas transitorios económicos como los aplazamientos, los fraccionamientos y lo planes de pago personalizados. Estas ayudas se gestionan en las oficinas de Aguas de Cádiz.