El consumo de agua en la ciudad de Cádiz ha caído un 13,8% en los primeros días de la paralización total de la actividad no esencial decretado por el Gobierno. Los datos recabados por Aguas de Cádiz corresponden al lunes, martes y miércoles de esta tercera semana de confinamiento y se han comparado con el consumo registrado antes del estado de alarma.
Por sectores de actividad, la mayor bajada ha sido en las grandes industrias en donde ha disminuido en un 59,9% la cantidad de agua consumida. De entre ellas, cabe destacar el descenso del consumo de los astilleros de Navantia, Zona Franca o el puerto de Cádiz.
Al margen del sector de grandes industrias, el consumo de agua en el resto de sectores de actividad incluidos los domicilios, ha descendido un 8,7%. Si diferenciamos por zonas, un 9,8% ha bajado en intramuros y un 8,4% en extramuros. De estos datos se puede deducir que el aumento en los consumos domésticos durante el confinamiento se compensa con la bajada lógica del consumo de locales comerciales, bares y restaurantes, administraciones públicas, colegios, etc.
En cuanto al comportamiento de los usuarios durante el confinamiento, el patrón de consumo de agua a lo largo del día nos indica que, en general, de lunes a viernes, la curva de consumo de desplaza entre una y dos horas, lo que indica que la población se activa más tarde que antes de la crisis sanitaria. Esto no ocurre durante los sábados y los domingos, días en que los repuntes de subida de consumo son a la misma hora de antes del confinamiento.
Comparando con otras ciudades, Cádiz -con pocas grandes industrias y una población fija en esta época del año- se sitúa en la media de los porcentajes ofrecidos por otras empresas suministradoras de agua de España. Por ejemplo, Zaragoza ciudad ha bajado en un 7,5%, la comunidad de Madrid en un 9,1%, la provincia de Murcia en un 15%, la provincia de Alicante en un 25%, Barcelona en un 8,9%, Llobregat en un 14,2% o Tarragona un 7,8%. Si bien, estos datos se corresponden a la semana pasada cuando todavía no se había ampliado el cierre de la actividad del país por lo que estos porcentajes habrán aumentado en estos últimos días.

El Ayuntamiento de Cádiz está procediendo al apagado energético de los equipos y aparatos que se encuentran en edificios municipales que no tienen actividad durante el actual periodo de Estado de Alarma decretado para evitar la propagación del Covid-19. Además, se están suspendiendo también los consumos eléctricos puramente ornamentales, como las fuentes públicas. El alumbrado de la vía pública, en cambio, se está manteniendo al completo.

Gracias a la colaboración de Aguas de Cádiz, los días 23 y 24 de marzo se ha procedido al apagado y vaciado de las fuentes ornamentales. Respecto a los equipamientos deportivos, la Delegación de Deportes informa de que todos los edificios e instalaciones se encuentran apagados salvo los servicios imprescindibles de depuración de agua y los propios de seguridad.

“El personal municipal y el equipo de gobierno estamos haciendo todo lo posible para adaptarnos a las nuevas circunstancias sin perder de vista que entre todas y todos debemos hacer el mejor uso posible de los recursos que gestionamos. No podemos tirar la energía, ni el dinero: ambos nos van a hacer falta para hacer frente a los nuevos retos a los que se enfrenta la ciudad tras esta situación excepcional originada por el Covid-19”, ha destacado el alcalde de Cádiz, José María González.

En circunstancias normales, la factura eléctrica anual del Ayuntamiento de Cádiz supera los 3.000.000 de euros, lo que supone unos 250.000 euros mensuales de media, de los cuales prácticamente la mitad corresponde al alumbrado público y la otra mitad al consumo de los edificios municipales y semáforos.

La empresa municipal Aguas de Cádiz es, a día de hoy, la única empresa operadora de agua de España -y una de las 26 de toda España- que cuenta con el reconocimiento del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democrático por compensar totalmente sus emisiones CO2 ya que garantiza la huella de carbono nula o “Emisión Cero”. Precisamente, el Día Mundial del Agua que se celebra cada 22 de marzo tiene este año como tema central la lucha contra el cambio climático.
La compensación total de la huella de carbono quiere decir que Aguas de Cádiz cumple con tres requisitos establecidos: calcular, reducir y compensar. Es decir, Aguas de Cádiz posee los tres sellos que emite el Ministerio sobre el registro de huella de carbono en los sectores de Calculo, Reduzco y Compenso. Este último sello lo ha conseguido en 2019 puesto que el año pasado la empresa ha compensado las escasas toneladas de CO2 que emite mediante el sistema de reforestación.
La presidenta de Aguas de Cádiz y concejala del Ayuntamiento de Cádiz, Ana Fernández, se muestra orgullosa de los esfuerzos que está realizando la empresa tanto para la eliminación de gases de efecto invernadero como para la reducción de la huella hídrica.
Para ello, la empresa ha puesto en marcha medidas como la instalación de la planta fotovoltaica para autoconsumo en las oficinas centrales, la renovación del parque móvil con vehículos eléctricos, la compra de energía cien por cien renovable, la renovación de los camiones de limpieza de redes con vehículos que restringen al máximo sus consumos y sus emisiones de CO2, la sustitución de todas las luminarias y del sistema de climatización de las oficinas, etc. Además, la mayoría de los residuos generados por Aguas de Cádiz fruto de la limpieza de redes, que se retiran, reducen, desbastan y compactan.

Huella hídrica

En cuanto a la reducción de la huella hídrica, es decir, de la cantidad de agua que de forma directa o indirecta se utiliza para el desarrollo de actividad, Fernández recuerda que Aguas de Cádiz está buscando nuevos recursos hídricos alternativos como la reutilización del agua que se vacía de las dos piscinas municipales de Cádiz (la del pabellón Ciudad de Cádiz y la de Astilleros) para el riego de jardines y el baldeo de las calles; la búsqueda de acuíferos profundos mediante sondeos electromagnéticos; el estudio de la posibilidad de poder usar pozos de sondeo en varias zonas de la ciudad y la realización de un estudio para la implantación de un sistema terciario de la Estación Depuradora de Aguas Residuales que contempla la elaboración de un proyecto de ejecución de red de agua regenerada para la ciudad.
Otras medidas son la puesta en marcha del Plan de reducción de fugas en la red y el control y para la reducción de agua empleada para la limpieza de las redes de saneamiento o el funcionamiento de las estaciones de bombeo.
Asimismo, Aguas de Cádiz ha elaborado un Plan de Gestión de Riesgo por Sequía que ha convertido a la ciudad de Cádiz en la primera de la Demarcación Hidrográfica Guadalete-Barbate en contar con un plan que es obligatorio por ley y ha colaborado con la Guía Metodológica para la Elaboración de Planes Municipales frente al Cambio Climático que ha elaborado AMA Natura-Ecologistas en Acción.
Para Ana Fernández, en la lucha contra el cambio climático “todos, sin excepción, tenemos la obligación de frenar nuestra influencia a muchos niveles y de buscar soluciones sostenibles y ésta es una fecha oportuna para que empecemos a cuidar, valorar y racionar el agua que utilizamos en nuestras múltiples actividades diarias porque es hora de luchar para reducir las inundaciones, las sequías, la contaminación del agua y su escasez. Todo ello para proteger la salud y salvar vidas”.

Aguas de Cádiz viene observando en los últimos días un aumento de la cantidad de toallitas que deben de extraerse durante las limpiezas que se realizan en las estaciones de bombeo de la ciudad. Si bien se trata de un problema sobre el que viene alertando la empresa municipal de agua desde hace tiempo, es en estos momentos cuando más urge la necesidad de que cese el mal uso de las toallitas higiénicas porque dificulta el trabajo de los operarios en la limpieza de la red de saneamiento.

Ante este considerable aumento, Aguas de Cádiz advierte sobre el riesgo que supone tirar al inodoro sustitutos del papel higiénico como toallitas húmedas o, incluso, papel de cocina, porque bloquean las alcantarillas y suponen un riesgo de inundación y hace un llamamiento para no aumentar la carga de trabajo de una empresa que presta unos servicios tan esenciales para la ciudad como el abastecimiento de agua y el saneamiento.

Como viene advirtiendo Aguas de Cádiz en sus campañas informativas, no se debe arrojar toallitas higiénicas al inodoro porque, aunque en los envases indiquen que son biodegradables, no da tiempo a degradarse en el tiempo que pasan por las tuberías con lo que se forman enormes madejas imposibles de deshacer que provocan atascos y deterioros en la red y en las estaciones de bombeo de aguas residuales. Por ello, la empresa pide que se arrojen a la papelera con independencia de las indicaciones que figuran en el etiquetado de estos productos.

Por otra parte, Aguas de Cádiz quiere lanzar un mensaje de confianza en estos momentos en los que tanto se aconseja lavarse las manos con agua y jabón para detener la pandemia generada por el COVID-19. La empresa se ha reorganizado y trabaja para que el servicio siga siendo de calidad para llevar agua a todas las casas de Cádiz.

Esta situación de emergencia sanitaria no está afectando a la operatividad habitual de los servicios de abastecimiento y saneamiento del agua urbana, los operadores toman medidas preventivas para garantizar los niveles de servicios adecuados, se atiende a cualquier avería y se trabaja para garantizando los niveles óptimos de depuración del agua que se vierte al mar.

Atención al público

Por último, Aguas de Cádiz recuerda que la empresa sigue atendiendo a sus clientes a través de los siguientes canales telemáticos y telefónicos:

-En la oficina virtual de la web de Aguas de Cádiz, cuya dirección es https://www.aguasdecadiz.es/portal-del-usuario-p/, se pueden realizar todos los trámites necesarios.

-Se puede hacer uso de la APP Aguas de Cádiz que está disponible para las plataformas Android e IOS y desde la que se puede hacer todas las gestiones y consultas de la Oficina Virtual a través de los teléfonos móviles.

-El envío de documentos para la gestión comercial se puede hacer a través del correo electrónico comercial@aguasdecadiz.es.

-En cuanto a la atención telefónica, se ha habilitado nuevos números de teléfono que son:

Para tramitación y gestión comercial: 956 90 84 30 y 956 90 84 31

Para el programa de Suministro Mínimo Vital: 956 071 200.

Ante la situación actual y siguiendo las recomendaciones hechas por las autoridades sanitarias y por el Gobierno de España, la empresa municipal Aguas de Cádiz ha adoptado medidas internas para prevenir y minimizar, en la medida de lo posible, la propagación del coronavirus. Estas medidas se han adoptado en el Comité de Contingencia para la Gestión de la Alerta Sanitaria reunida en la mañana de hoy.
Aguas de Cádiz va a priorizar la atención telefónica y telemática para atender a los clientes y usuarios del servicio de agua. Para ello, los ciudadanos deberán hacer uso de los canales no presenciales que tiene habilitada la empresa y que son:
En la oficina virtual de la web de Aguas de Cádiz, cuya dirección es https://www.aguasdecadiz.es/portal-del-usuario-p/, se pueden realizar todos los trámites necesarios.
Asimismo, se puede hacer uso de la APP Aguas de Cádiz que está disponible para las plataformas Android e IOS y desde la que se puede hacer todas las gestiones y consultas de la Oficina Virtual a través de los teléfonos móviles.
También se han habilitado dos nuevos números de teléfono temporales para tramitación y gestión comercial: 956 90 84 30 y 956 90 84 31
Además, el envío de documentos para la gestión comercial se puede hacer a través del correo electrónico comercial@aguasdecadiz.es.
Por otra parte, el programa de Suministro Mínimo Vital de agua continuará desarrollándose también a través de atención telefónica. En ningún caso habrá que desplazarse a la empresa a las citas que hayan ya sido programadas y para situación o consulta urgente se podrá hacer a través del número 956 071 200.

La empresa municipal Aguas de Cádiz está ultimando estos días las obras que ha venido ejecutando para renovar tanto la red de abastecimiento de agua potable como la red de saneamiento por el paseo marítimo, desde Cortadura hasta la glorieta Ingeniero La Cierva. Se trata de una actuación muy necesaria por lo obsoleto de las infraestructuras hidráulicas en la zona y que estaba contemplada en el Plan Director de Infraestructuras que aprobó la empresa en 2017. Hay que destacar que estas obras se han ejecutado con menor coste del previsto gracias a que Aguas de Cádiz ha aprovechado las obras del carril bici, adaptándose a este proyecto y trabajando coordinadamente con las administraciones promotoras del mismo.
Los trabajos en abastecimiento han consistido en la sustitución de las tuberías antiguas de fibrocemento por otras nuevas de material de fundición dúctil (hierro aleado con grafito). Concretamente, se han anulado 950 metros lineales de red de fibrocemento y se han instalado 975 metros lineales de tubería de 150 milímetros de diámetro de fundición dúctil. El proyecto ha incluido la instalación de 50 nuevas acometidas de agua (de las que quedan cuatro pendientes de instalar), 10 bocas de riego, 17 válvulas y dos fuentes públicas de agua potable. El presupuesto total ha sido de 146.800 euros más IVA.
En cuanto a saneamiento, el colector de aguas residuales estaba en muy mal estado de conservación en algunos tramos y ocasionaba problemas a los vecinos. Con esta obra se han demolido 270 metros lineales de la antigua red y, a su vez, se han instalado 402 metros lineales de colector de gres vetrificado de 500 y 600 milímetros de diámetro, se han construido 21 pozos de registro y sustituido 12 acometidas. Todo ello ha supuesto una inversión de 345.800 euros más IVA.
En total, la inversión realizada por Aguas de Cádiz ha sido de 492.600 euros más IVA. Si tenemos en cuenta que, en el Plan Director, estas dos actuaciones estaban previstas realizarlas por un coste de 923.000 euros (733.000 euros para saneamiento y 190.000 para abastecimiento) Aguas de Cádiz ha ahorrado 430.400 euros de dinero público.
La presidenta de Aguas de Cádiz y concejala del Ayuntamiento de Cádiz, Ana Fernández, ha destacado la eficiencia con la que ha actuado la empresa ya que “al actuar de forma coordinada ha supuesto para la empresa y, por lo tanto, para todos los ciudadanos, un ahorro considerable en la inversión a la vez que se evita duplicar molestias a los vecinos por la ejecución de las obras”.
Cabe recordar que al tener conocimiento Aguas de Cádiz del proyecto del carril bici, se consideró que trabajar de manera coordinada con la dirección supondría una reducción de costes puesto que la demolición y ejecución del pavimento estaba ya prevista en la obra licitada por la Junta de Andalucía para el carril bici. Además, la necesidad de colaboración entre administraciones venía forzada también por el hecho de que las obras eran urgentes acometerlas sobre todo en algunos tramos y que el Reglamento Municipal de Obras de Calas en las Vías Públicas y Mantenimiento Urbano de la Ciudad de Cádiz prohíbe actuar en al menos cuatro años en vías y calles de arreglo reciente.
Por lo tanto, una vez instalada la nueva conducción de fundición dúctil, para dejar fuera de servicio a la antigua canalización, en estos días se está trabajando en lo único que quedaba pendiente que es conectar las cuatro últimas acometidas que derivaban de la antigua conducción a la nueva instalada. Estos trabajos los ha venido realizando Aguas de Cádiz por manzanas, desde Cortadura hasta llegar a la glorieta Ingeniero la Cierva.
En este sentido, las averías que se han producido los pasados días 14 y 15 de febrero y el pasado domingo 1 de marzo, han sido justo en este tramo final de la antigua conducción de fibrocemento que aun está pendiente de anular para poner en servicio la nueva canalización. Durante esta semana y la semana que viene se llevará a cabo las últimas conexiones para el perfecto funcionamiento de las nuevas tuberías y de las acometidas de agua.
Con la eliminación paulatina de las tuberías de fibrocemento de la red de abastecimiento de agua potable en la ciudad, Aguas de Cádiz da cumplimiento a un acuerdo plenario de mayo de 2016.

Ha participado en la presentación de una guía metodológica realizada por Ecologistas en Acción para la elaboración de planes municipales
La teniente de alcalde del Ayuntamiento de Cádiz y presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, ha participado, en la mañana de hoy, en la presentación de la Guía Metodológica para la Elaboración de Planes Municipales frente al Cambio Climático que ha elaborado AMA Natura-Ecologistas en Acción con la colaboración de la empresa municipal Aguas de Cádiz y de la Junta de Andalucía.
Se trata de una guía, cuyo autor es Daniel López Marijuan, destinada a los responsables políticos y técnicos de los ayuntamientos gaditanos y que pretende servir de información y sensibilización municipal sobre el cambio climático, una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la humanidad.
En su intervención, Ana Fernández ha desglosado las actuaciones que realizan el Ayuntamiento y las empresas municipales como Aguas de Cádiz para frenar el cambio climático puesto que es “un compromiso que va desde el ciudadano de a pie hasta todas las administraciones”.

En cuanto al caso concreto de Aguas de Cádiz, la presidenta de esta empresa pública municipal ha destacado “los esfuerzos que se vienen realizando tanto en la eliminación de las emisiones de gases de efecto invernadero como en otros aspectos igualmente importantes”.
Teniendo en cuenta el objetivo de Aguas de Cádiz, uno de los aspectos que ha destacado su presidenta ha sido la reducción de la huella hídrica de la empresa, a través de medidas como la reducción de fugas en a la red, el control y reducción del consumo de agua o la búsqueda de nuevos recursos hídricos alternativos como son: la reutilizando para baldear las calles el agua procedente de los vaciados de las dos piscinas municipales; el estudio del sistema terciario de la Estación Depuradora de Aguas Residuales y la elaboración de un proyecto de ejecución de red de agua regenerada para la ciudad de Cádiz; la búsqueda de acuíferos y la puesta en uso de pozos de sondeo en Varela, Santa Rosalía, Parque Genovés y Plaza de España para riego de jardines y baldeo mediante camiones cisternas.
Por otra parte, Ana Fernández ha destacado que la ciudad de Cádiz ha sido la primera en aprobar un Plan de Gestión de Riesgo por Sequía, que ha elaborado Aguas de Cádiz, y cuyas señales y medidas paliativas están totalmente imbricadas con los Planes para el Cambio Climático.
Asimismo, ha destacado que desde hace dos años ha apostado por renovar su parque móvil con vehículos 100% eléctricos y/o híbridos y los camiones para la limpieza de redes son de última generación y restringen al máximo sus consumos y sus emisiones de CO2.

Residuos
En cuanto a los residuos, la mayoría de los que genera Aguas de Cádiz son Residuos Sólidos Urbanos, aunque, como consecuencia de la actividad de la empresa, se generan una serie de residuos fruto de la limpieza de redes, que se retiran, reducen, desbastan y compactan.
Además, Aguas de Cádiz compra energía eléctrica certificada como 100% renovable en origen y apuesta por el consumo eficiente de energía eléctrica con el fin de reducir las emisiones de GEI (Gas de Efecto Invernadero).
Por ejemplo, señala que en 2018 se sustituyeron todas las luminarias del edificio de la Avenida María Auxiliadora, de la estación depuradora Martona y la de la mayoría de las fuentes ornamentales; se ha sustituido el sistema de climatización; se instaló en el edificio de María Auxiliadora una planta solar fotovoltaica de 8,64 kWp de producción, suponiendo esta un 10% del total de la energía consumida en el edificio y se instalará otra en la cubierta de Martona una planta Solar de unos 60-70 kWp.
En 2017 y 2018 se ha optimizado la potencia contratada de todas las instalaciones de la empresa (oficinas y estaciones de bombeo), se han instalado baterías de condensadores automáticas que eliminan el consumo de energía reactiva en las estaciones, es decir se ha “dejado de consumir” en gran medida aquella energía eléctrica no utilizable de forma efectiva.

Huella de carbono

Con respecto a la huella de carbono -refleja la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera como fruto del desarrollo de la actividad de una empresa- en la actualidad, Aguas de Cádiz garantiza que tiene “Emisiones Cero”. Posee el sello que emite el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democrático sobre el registro de huella de carbono con los sectores de Calculo y Reduzco, así como el sello de Compenso, ya que en el año 2019 ha compensado las escasas toneladas de CO2 que emitía mediante el sistema de reforestación de árboles.
En cuanto Ayuntamiento de Cádiz, la teniente de alcalde recuerda que el de Cádiz ha sido el primero de la provincia en sumarse al Nuevo Pacto de los Alcaldes asumiendo el compromiso de reducir el 40% de las emisiones en una década y de incrementar el 30% de energías renovables.
Entre las iniciativas puestas en marcha, Fernández se ha referido a la apuesta por la concienciación, la eficiencia energética con proyectos de mejora de la iluminación de edificios públicos o la instalación de placas solares. En concreto, ha destacado actuaciones como los talleres de mejora del consumo eléctrico, el proyecto para minimizar el consumo en colegios, cuyos beneficios se quedarán en los propios centros, la bonificación de 50% del IBI a las personas y empresas que instalen renovables o la creación de la Delegación de Transición Energética.
Además del autor de la guía, en la presentación han estado también el jefe de Demarcación de Costas, Patricio Poullet, el vicepresidente segundo de la Diputación y responsable del Área de Transición Ecológica y Desarrollo Urbano, Mario Fernández y el jefe de servicio de Protección Ambiental de la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta en Cádiz, Pablo Lovera.

El alcalde de Cádiz, José María González, junto a la presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, ha presentado este lunes la réplica de la fuente de Los Niños del Paraguas que ha realizado la empresa municipal Aguas de Cádiz y que sustituye a la pieza original que ya ha sido restaurada y que será colocada en un lugar a salvo de la intemperie.

El alcalde de Cádiz ha destacado no solo el valor artístico y ornamental sino también el valor sentimental que tiene para toda la ciudadanía esta escultura que se ha convertido en un icono del Parque Genovés y ha agradecido a Aguas de Cádiz el trabajo realizado y el esfuerzo en la protección y puesta en valor del patrimonio ornamental de la ciudad relacionado con el agua.

La escultura es una copia en arcilla modelada por el escultor José Martín Lagares mediante un método artesanal que conjuga la medición y contemplación de la pieza original. Los niños y la peana de flores se han completado con un paraguas de bronce, se ha subido sobre un pedestal de mármol para mejorar la visión del conjunto, se ha instalado todo el sistema hidráulico nuevo y se ha puesto sobre el vaso de mármol italiano, del siglo XVIII, en el que se colocó por primera vez a principios del siglo XX cuando la fuente fue trasladada al Parque Genovés desde la casa de la familia Aramburu, propietaria de la misma. Este vaso servía de macetero frente al lugar en el que antiguamente estaba la casa del guarda, frente al Paseo de Santa Bárbara y Aguas de Cádiz lo ha recuperado y restaurado.

En paralelo a esa actuación, Aguas de Cádiz ha acabado también la restauración de la pieza original que se encontraba en muy mal estado tal y como informó en su día la empresa municipal. Para protegerla de la intemperie, tras valorar distintos posibles emplazamientos y pedir la opinión de un grupo de conocedores del patrimonio de la ciudad, el Ayuntamiento ha decidido que la pieza original de los Niños del Paraguas sea colocada en el patio de la nueva Delegación Municipal de Cultura de la calle Ancha, en la antigua sede del Rectorado de la UCA, a donde será trasladada cuando acaben las obras que se están acometiendo en este edificio.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, ha recordado que la empresa municipal tiene encomendada la conservación y el mantenimiento de primer nivel de las fuentes ornamentales de la ciudad y durante los últimos años había efectuado reparaciones puntuales en la fuente de Los Niños del Paragua circunscritas al sistema hidráulico, pero no había actuado sobre la escultura. Ahora se ha acometido “una tarea más allá de la encomienda que tiene el Ayuntamiento porque, en función de nuestra disponibilidad económica y como empresa pública que somos, nos satisface destinar recursos que benefician a la ciudad de Cádiz”, ha señalado. La restauración ha sido ardua puesto que después de un siglo al aire libre tanto los niños como la peana y el paraguas estaban en mal estado y mostraba filtraciones, acumulaciones de agua, manos de pintura viscosa que no dejaban respirar al barro, reconstrucciones de partes de manos y brazos, etc.

En el acto ha intervenido también el historiador Lorenzo Alonso de la Sierra, a quien Aguas de Cádiz le encargó que elaborara una ficha histórica de la escultura y descubrió que el autor es el artista milanés Andrea Boni, escultor y ceramista, nacido en 1815, que adquirió gran prestigio en el siglo XIX por sus trabajos en terracota. La pista se la dio una postal de la Exposición Universal de 1878 de Paris que reproduce el conjunto escultórico que la familia gaditana Aramburu compró y trajo a Cádiz. Ha explicado que fue expuesta en la existen reproducciones casi idénticas en Estados Unidos -en la Universidad de Illinois- y en Francia.

En la presentación han estado también las concejalas Lola Cazalilla y Montemayor Mures, responsables de las áreas de Cultura y Fiestas y de Patrimonio Histórico y Turismo respectivamente, así como representantes de todos los grupos municipales del Ayuntamiento de Cádiz, consejeros de Aguas de Cádiz, descendientes de la familia Aramburu, los restauradores de la pieza original y el escultor de la reproducción.

Como ya se sabe, la pieza representa a Pablo y Virginia, protagonistas de la famosa novela de Jacques-Henri Bernardin, publicada por primera vez en Francia en 1788, que tuvo mucha fama en la época romántica, se tradujo a diversos idiomas y se hicieron versiones teatrales y musicales. Los niños, que representan el amor puro de la niñez y mueren de manera trágica, gozan de gran popularidad en Francia y en muchos otros países y han sido representados en muchas esculturas.

El programa de Educación Ambiental de Aguas de Cádiz, ‘El Agua en la Escuela’, se ha trasladado al aula hospitalaria del Hospital Universitario Puerta del Mar en donde han compartido jornada con los niños y niñas ingresados en este hospital de la red de centros públicos del Servicio Andaluz de Salud.

Los monitores de Aguas de Cádiz han llevado a los menores ingresados en el hospital información sobre el ciclo integral del agua en Cádiz, sobre el uso racional y responsable del agua con el fin de que tomen conciencia sobre la importancia de cuidar de nuestra agua y del medio ambiente, sobre las bondades del agua del grifo y sobre los problemas medioambientales y los atascos que causan las toallitas higiénicas en la red de saneamiento. En diversos talleres han realizado catas de agua del grifo y han trabajado con los cuadernillos elaborados por Aguas de Cádiz.

Además, los monitores se han pasado por algunas habitaciones del hospital dejando cuadernillos a los pacientes y también material en el aula por si otro día acuden otros niños.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, agradece tanto al personal del Hospital como a los docentes que atienden a esta aula el interés mostrado y el apoyo dado para que esta actividad se haya podido llevar a cabo. La idea no era otra que la de poder ofrecer a estos menores también esta campaña de formación ambiental que la empresa municipal de agua imparte en los centros educativos de la ciudad de Cádiz.

El objetivo de El Aula en la Escuela es que el alumnado se identifique con el agua de Cádiz, aprovechando que el ciclo natural del agua es una materia que se estudia en sus asignaturas de Ciencias de la Naturaleza: de dónde viene, cómo llega a la ciudad, cómo se distribuye, cómo se depura antes de devolverla al mar, cómo cuidar de ella, por qué es sano beber agua del grifo que bebidas azucaradas, etc., a través de actividades y talleres adaptados a cada edad y a cada nivel educativo.

Este curso 2019/2020 es el segundo que se pone en marcha en colaboración con la Delegación Municipal de Enseñanza tras el éxito del curso pasado en el que más de 4.000 estudiantes participaron en el programa. Este año, como novedad, la campaña se amplía al primer ciclo de Secundaria, además de a todos los niveles de Primaria.

Un grupo de estudiantes del Instituto de Enseñanza Secundaria La Caleta han realizado una visita a las instalaciones de Aguas de Cádiz en donde han conocido por dentro cómo funciona la empresa y han recibido una charla sobre las medidas y actuaciones de Responsabilidad Social Corporativa llevadas a cabo por Aguas de Cádiz.

Los jóvenes, de la asignatura de Economía de Primero de Bachillerato, recorriendo los diversos departamentos de la sede central de Aguas de Cádiz de la Avenida María Auxiliadora.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, y el gerente, Jesús Oliden, saludaron al grupo y les explicaron la filosofía que rige a esta empresa cien por cien pública y que gestiona un bien tan preciado y necesario para la calidad de vida de todos los gaditanos como es el agua del grifo.

En la charla posterior, se les destalló las actuaciones de responsabilidad social concretas que realiza la empresa y que van más allá de su objeto social fundamental que es el abastecimiento, el saneamiento y la depuración de agua.

Entro otras, se han explicado las medidas medioambientales de ahorro de consumo eléctrico, la Campaña Progrifo, la campaña contra las toallitas, el programa de Suministro Mínimo Vital, la educación ambiental con El Agua en la Escuela, la participación en eventos de la ciudad, etc.