Las ayudas al pago del recibo del agua a personas en riesgos de exclusión social por parte de la empresa municipal Aguas de Cádiz ha aumentado en la ciudad en un 27% durante el pasado año 2020, según el balance anual del Procedimiento para la Garantía del Derecho Humano al Agua, Suministro Mínimo Vital y Fondo Social Solidario, más conocido como el programa del Suministro Mínimo Vital (SMV).

Durante 2020, se han abonado 5.880 facturas de agua a familias vulnerables económicamente por un importe total de 254.964,14 €, mientras que, en 2019, la cantidad fue de 200.992,57 €.

La mayoría de las solicitudes presentadas en 2020, un total de 687, son renovaciones de ayudas concedidas en años anteriores mientras que ha habido otras 280 concesiones nuevas, haciendo un total de 967 expedientes.

El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la empresa pública Aguas de Cádiz, inició este programa en octubre de 2017 y durante este tiempo el número de facturas abonadas mediante este procedimiento asciende ya a 13.729. Así, en el arranque de 2017 se abonaron 95 facturas, durante el 2018 el número ascendió hasta 2.909, en 2019 alcanzó las 4.845 facturas abonadas y en 2020 las 5.880 antes mencionadas.

Con este pago se garantiza el Derecho Humano al agua cuantificada en 100 litros por persona y día siguiendo las recomendaciones hechas por las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y el Defensor del Pueblo Andaluz.

Este procedimiento permite que, una vez aprobada su solicitud por los servicios sociales, se subvencione el pago de los conceptos bonificables de la factura durante un período inicial de doce meses revisable a los seis a partir de la fecha de aprobación de la ayuda solicitada para que las familias puedan tener esta necesidad vital cubierta sin tener que acudir periódicamente a las dependencias de los Servicios Sociales.

El programa corre a cargo al fondo Social Solidario de Aguas de Cádiz y las personas o familias empadronadas en Cádiz que se encuentren en situación de exclusión social pueden acudir a Aguas de Cádiz, a la Delegación de Asuntos Sociales de la Calle Zaragoza y a los Centros de Servicios Sociales de La Laguna y de la Barriada de La Paz para pedir información y solicitar la valoración previa necesaria para acogerse a este programa.
Por otra parte, Aguas de Cádiz continúa con las alternativas previstas para el abono de las facturas y siguen vigentes otras medidas para paliar los problemas transitorios económicos como los aplazamientos, los fraccionamientos y lo planes de pago personalizados. Estas ayudas se gestionan en las oficinas de Aguas de Cádiz.

La empresa municipal Aguas de Cádiz ha renovado el sello de “Registro de huella carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2” que otorga el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico por compensar totalmente sus emisiones CO2 ya que garantiza la huella de carbono nula o ‘Emisión Cero’ mediante el sistema de reforestación de árboles.
A día de hoy, Aguas de Cádiz es la única operadora de agua de Andalucía y una de las tres de España que aparece en este registro, de carácter voluntario, que recoge los esfuerzos de las empresas, administraciones y otras organizaciones españolas en el cálculo, reducción y compensación de las emisiones de gases de efecto invernadero que genera su actividad como medidas para la lucha contra el cambio climático, así como la cartera de proyectos forestales con los que dichas organizaciones pueden compensar su huella.
La compensación total de la huella de carbono quiere decir que Aguas de Cádiz cumple con tres requisitos establecidos: calcular, reducir y compensar. Es decir, Aguas de Cádiz posee los tres sellos que emite el Ministerio sobre el registro de huella de carbono en los sectores de Calculo, Reduzco y Compenso. Este último sello lo consiguió por primera vez en 2018 al compensar la empresa las escasas toneladas de CO2 que emite mediante el sistema de reforestación. Además, Aguas de Cádiz está registrada en el SACE (Sistema Andaluz de Compensación de Emisiones) y supera una auditoría anual por una empresa acreditada.
La presidenta de Aguas de Cádiz y concejala del Ayuntamiento de Cádiz, Ana Fernández, valora positivamente los esfuerzos que está realizando la empresa tanto para la eliminación de gases de efecto invernadero como para la reducción de la huella hídrica puesto que “tenemos la obligación de frenar nuestra influencia a muchos niveles y de buscar soluciones sostenibles en nuestras múltiples actividades para luchar contra las inundaciones, las sequías, la contaminación y escasez del agua y su escasez para, en definitiva, proteger la salud y salvar vidas”.
La empresa pública municipal Aguas de Cádiz lleva cinco años calculando su huella de carbono y está ejecutando importantes acciones encaminadas a reducir los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que provocan el calentamiento global y que se emiten en los procesos de producción, transporte, distribución y consumo energético que provoca su actividad. Esfuerzos que están dando ya resultados destacados en eliminación de las emisiones de GEI y en la reducción de la huella hídrica y que seguirán dando fruto en los próximos años. De hecho, el consumo de energía eléctrica en Kwh tiene una tendencia a la baja.
Concretamente, las actuaciones para la reducción de la huella de carbono han supuesto dejar de emitir 307,7 toneladas de CO2 a la atmósfera, cantidad que irá en aumento, con la previsión de haber dejado de emitir hasta 372,32 toneladas de CO2 en 2021 y de 423,7 toneladas de CO2 en 2022.
Al margen de los beneficios para el medio ambiente, cabe destacar que, con estas medidas, Aguas de Cádiz ha ahorrado ya 1.107.697 euros desde 2015, lo que supone un 45% del gasto en energía eléctrica y el consumo de kilovatios hora (Kwh) se ha reducido al año en un 35%, poniendo así las medidas que permitirán cumplir con el compromiso del Acuerdo de París de 2015 de reducir en un 50% la emisión de gases de efecto invernadero. Por otra parte, el ODS (Objetivo de Desarrollo Sostenible) número 7 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas es “Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna” para luchar contra el cambio climático.
Entre las medidas adoptadas cabe señalar la colocación de bombas de impulsión más eficaces en las estaciones de bombeo de aguas residuales, la instalación de plantas fotovoltaicas en el edificio de María Auxiliadora -ahora ampliada- que genera 20,2 KWp y están proyectadas las que serán las dos plantas más grandes de Cádiz: una en La Martona de 78,8 kWP que podrá generar al año 133.872 Kwh y otra en la cubierta del almacén de la Zona Franca en donde se instalará planta de aproximadamente 90 KWp que generará una energía estimada de 145.000 Kwh. Esto supondrá que, de cumplirse las previsiones, Aguas de Cádiz podrá tener un autoabastecimiento de casi el 18% en 2022 incluyendo todas las estaciones de bombeo, es decir, casi el 18% de la energía consumida por Aguas de Cádiz será de origen fotovoltaico.
Otras actuaciones a destacar son la renovación paulatina del parque móvil con coches eléctricos o mixtos y la adquisición de camiones para la limpieza de redes de última generación que restringen al máximo sus consumos, sus emisiones de CO2 y la huella hídrica, la reducción de hasta un 20% el tiempo de funcionamiento de las fuentes ornamentales, mejora del sistema de climatización del edificio de oficinas de la avenida María Auxiliadora, sustitución de las luminarias por pantallas led, etc.

La empresa municipal Aguas de Cádiz ha finalizado las obras que permiten mejorar el funcionamiento de bombeo de caudal de aguas residuales que se impulsan desde la ciudad hasta la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Cádiz-San Fernando.
Se trata de una actuación desarrollada en la Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR) de Cortadura y que ha servido para modernizar y adecuar estas instalaciones y dotarlas de mayor operatividad y seguridad, automatizar los procesos y, en definitiva, incrementar su capacidad de bombeo.
La EBAR Cortadura está situada en la esquina de las calles Chiclana y El Puerto de Santa María, frente a los depósitos de agua potable ubicados en la Zona Franca y anexas al punto limpio de Cádiz. Fue construida a finales de los años 80 por lo que las instalaciones estaban bastante deterioradas y su funcionamiento hidráulico necesitaba ser mejorado.
Estas obras de remodelación han sido ejecutadas por la Agrupación de Interés Económico (AlE) EDAR Cádiz-San Fernando, concesionaria que explota la depuradora, al amparo del acuerdo de ejecución de obras y explotación firmado con el Ayuntamiento de Cádiz.
Esta actuación ha contado con un presupuesto de 857.770 euros y ha consistido en la adecuación de la entrada de aguas y la remodelación del canal de entrada, en la sustitución de las bombas de impulsión por otras más modernas anti atascos con mayor capacidad de bombeo, la mejora en las instalaciones electromecánicas, la automatización de la estación a través de telemando y telecontrol y en una obra civil para la adecuación y modernización de todo el recinto exterior y del propio edificio.
Todas las aguas residuales de la ciudad de Cádiz pasan por aquí antes de ser impulsadas hacia la depuradora puesto que a esta estación llegan actualmente cuatro conducciones: dos de ellas procedentes de la EBAR “La Martona”, una de la EBAR de Tabacalera y otra de la EBAR Villa de Rota.
Estas obras suponen una mejora para el medio ambiente ya que, al aumentar los caudales enviados a la EDAR en los episodios de lluvia, disminuyen considerablemente los volúmenes de los vertidos autorizados en estas circunstancias.

La empresa pública municipal Aguas de Cádiz va a realizar importantes obras de mejora en el interior de dos de las trece estaciones de bombeo de aguas residuales (EBAR) que hay en la ciudad, concretamente en las ubicadas en la barriada de La Paz y en la avenida Marconi. En estas dos intervenciones Aguas de Cádiz invertirá 103.051,71 euros.

Las obras servirán para llevar a cabo una renovación completa de los sistemas eléctricos y de telecontrol en ambas instalaciones, puesto que el paso de los años y el ambiente corrosivo que persiste en cualquier estación de bombeo han dejado obsoletos y deteriorados sus sistemas. La renovación de estos sistemas es necesaria para poder cumplir con y legalidad vigente y servirá, además, para mejorar la eficiencia energética de estas estaciones de bombeo, al igual que ya se ha hecho en otras instalaciones de la empresa.

Las obras han sido adjudicadas esta semana por un importe total de 103.051,71 euros, repartidos en 52.686,74 euros en la obra de la avenida Marconi y 50.364,97 euros en la de la la EBAR de la Barriada de La Paz, situada en la avenida Guadalquivir esquina con avenida Guadalete. La empresa encargada de las obras será Gika Soluciones Electrónicas S.L y el plazo de ejecución previsto es de cuatro meses.

La reforma incluye la renovación de todos los equipos, sistemas de mando y protección, control remoto, iluminación, sistemas de seguridad, así como la modificación de la acometida eléctrica y las instalaciones de de nueva caja de protección, de la arqueta de conexiones, de los cuadros de mando, del alumbrado de emergencia, de la iluminación led y de nuevos equipos de monitorización remota.

En la mañana de hoy se ha aprobado por unanimidad la constitución tanto de la Junta General como del Consejo de Administración de la sociedad supramunicipal EDACAFESA (Estación Depuradora de Aguas Residuales Cádiz-San Fernando), ente interlocal que gestiona y controla a la empresa concesionaria de la depuradora a la que van las aguas residuales de las ciudades de Cádiz y de San Fernando para su tratamiento de depuración.
Se trata de un trámite necesario para que esta Sociedad Anónima Pública, constituida por los ayuntamientos de Cádiz, que participa en un 60%, y San Fernando, con un 40%, pueda cumplir con su labor de fiscalización del funcionamiento de la empresa concesionaria encargada de la explotación de la depuradora -la Agrupación de Interés Económico de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Cádiz-San Fernando (AIE EDAR Cádiz-San Fernando)- tal y como recoge el pliego de adjudicación de la concesión hecha en 2001.
Uno de los principales retos que tiene por delante este organismo es el tratamiento terciario de las aguas depuradas que permita la reutilización del agua regenerada para labores de baldeo y riego en ambas ciudades. Para ello, es necesario la instalación de un procedimiento adicional en la EDAR que adecúe las calidades fisicoquímicas del agua resultante para poderla usar con estas finalidades.
La sociedad EDACAFESA, que es además la titular de los terrenos en instalaciones de la depuradora, es la encargada de garantizar la operatividad de este importante servicio de depuración con el que ambos municipios completan el ciclo integral del agua. Debe velar por el cumplimiento de la vigilancia y control de los vertidos al mar para que la EDAR Cádiz-San Fernando funcione, como lo hace hasta ahora, con todas las garantías medioambientales y cumpliendo la normativa vigente.
Tanto la convocatoria de la Junta General como del Consejo de Administración se han realizado de manera telemática. En la primera de ellas se ha elegido como presidente de EDACAFESA al edil del Ayuntamiento de San Fernando Ignacio Bermejo y como vicepresidenta a la concejala del Ayuntamiento de Cádiz y presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández. Estos nombramientos son rotatorios con lo que, en dos años, la presidencia será para el Ayuntamiento de Cádiz y la vicepresidencia para San Fernando. La Junta General está compuesta por nueve representantes del Ayuntamiento de Cádiz que son: Ana Fernández, Montemayor Mures, Martín Vila, Rocío Sáez, José Manuel Cossi, Juan José Ortiz, María José Rodríguez, Rosa de la Flor y María del Carmen Fidalgo; y por seis representantes del Ayuntamiento de San Fernando que son: Ignacio Bermejo, Claudia Márquez, Jaime Armario, María del Carmen Roa, Francisco José Romero y Carlos José Zambrano.
En cuanto al Consejo de Administración, ha quedado constituido por Ana Fernández, María José Rodríguez, Jesús Oliden y Emilio García, por parte del Ayuntamiento de Cádiz, y por Ignacio Bermejo, Federico Fernández y Rafael Hidalgo, por parte del Ayuntamiento de San Fernando.

La empresa municipal Aguas de Cádiz está colaborando con la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía para la detección de la propagación del Covid-19 en las aguas residuales de la ciudad, después de que comunicara este verano al Gobierno andaluz su interés en participar en la Red Andaluza de Vigilancia de Aguas Residuales, un sistema de alerta temprana del que forma parte ya la ciudad de Cádiz para la detección del Covid-19 en las redes de saneamiento municipales mediante la toma de muestras en varios puntos para su posterior análisis de unidades genómicas del virus SARS-CoV-2, así como otros parámetros adicionales.

Aguas de Cádiz ha iniciado a mediados de este mes de noviembre su participación en este proyecto para lo que, previamente, había mantenido varias reuniones de trabajo con la Delegación Territorial de la Consejería de Salud y Familias y con el comité técnico de seguimiento constituido para poner en marcha esta red de vigilancia en el que están presentes también el jefe del Servicio de Salud del Ayuntamiento de Cádiz, Miguel Macías, y técnicos de Sanidad Ambiental y de Epidemiología del SAS.

En ese comité técnico se han fijado las bases de partida del estudio, se analizará y definirá los puntos de muestreo, se establecerá un cronograma de seguimiento y funcionamiento de la red, se propondrá medidas de información a la población, se elaborará un informe de resultados y también un sistema de transmisión de la información.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, destaca el valor añadido que se le está dando a las aguas residuales para la detección de material genético del virus, “un hecho importante porque, a partir de ahora, no solo tenemos la misión de devolverlas al medio natural limpias y depuradas, sino que se convierten en un medio para proporcionar información destacada sobre la población”.

En concreto, Aguas de Cádiz tomará muestras una vez a la semana que servirán para analizar la circulación del virus en la red e informará puntualmente a la autoridad sanitaria que es quien analiza e interpreta los datos proporcionados. Para determinar las zonas de recogida de muestras se han estudiado las cuencas hidráulicas de saneamiento de la ciudad y los lugares con más carga, sin abarcar los hospitales.

Así, se han elegido tres zonas sectoriales y una global. Las zonas sectoriales son la cuenca noreste del casco antiguo que abarca las zonas de La Viña hasta la Alameda Apodaca y parte de la zona centro; la cuenca de la Barriada de La Paz; y la cuenca parcial de la avenida principal entre las calles Juan Ramón Jiménez y Padre Chaminade. La muestra global será de forma integrada (tomas durante 24 horas) y se tomará en La Martona, la principal estación de bombeo de aguas residuales de la ciudad.

Salvo la muestra integrada, la hora más óptima para la toma de muestras en las zonas sectoriales es las 11:00 horas, común al resto de ciudades andaluzas que forman parte del proyecto. Los datos recogidos se integrarán en un repositorio común.

La puesta en marcha de una red de alerta de rebrote de Covid-19 a través de la medida y el análisis de las aguas residuales parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico junto con el Ministerio de Sanidad y el apoyo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y las comunidades autónomas. Al mismo tiempo, esa red forma parte también del Plan Andaluz de Vigilancia y Prevención de Brotes Covid-19 de la Junta de Andalucía, que contempla el fortalecimiento del sistema de vigilancia epidemiológica de Andalucía, así como el reforzamiento de las medidas de higiene y protección.

De la participación de la empresa pública municipal gaditana en este estudio impulsado por la Junta de Andalucía se dio cuenta en el último Consejo de Administración de Aguas de Cádiz, donde también se expuso la participación, en colaboración con la empresa Socamex, en el estudio experimental a nivel europeo del JRC Joint Research Center- Waterlab, organismo encargado de la gestión del proyecto a nivel europeo y del que también forma parte Aguas de Cádiz.

Este estudio también tiene como objetivo anticiparse a posibles rebrotes de Covid-19 a través de la extracción y recopilación de estos datos para poner en común con el resto de las investigaciones llevadas a cabo en otros países europeos para constituir un sistema fiable estándar y global de monitorización de la epidemia. Para ello, desde el pasado mes de julio, y una vez al mes, se recogen muestras durante un día entero en la EBAR La Martona que se envía a un laboratorio para su análisis y valoración.

Las aguas residuales han pasado a convertirse en una fuente de conocimiento sobre hábitos de consumo. En este caso, son un indicador de la presencia del virus en la localidad y permiten obtener datos de la expansión de la enfermedad entre la población que podrían servir como una alerta temprana.

Aguas de Cádiz está realizando estos días obras de ampliación de la planta fotovoltaica que tiene instalada en la azotea del edificio que acoge sus oficinas en la avenida María Auxiliadora para la producción de energía renovable en autoconsumo.

Se trata de una de las actuaciones encaminadas a la eficiencia energética y al ahorro de energía en todas sus instalaciones y que incluye también la instalación de una planta fotovoltaica en la Estación de Bombeo de Aguas Residuales Alcalde Juan de Dios Molina (La Martona) y, más adelante, de otra planta, en la cubierta de la nave que sirve como almacén de la empresa municipal en la calle Chiclana del recinto exterior de la Zona Franca.

En lo que respecta a la sede de María Auxiliadora, la actual planta es de 8,2 KWp y, tras esta ampliación, pasará a ser de 20,2 KWp para lo cual se instalarán 30 nuevos paneles de última generación de 400 Wp que se unen a los 32 módulos de 265 Wp que hay actualmente y que permiten, por un lado, autoabastecerse eléctricamente con la energía solar que se recoge en la azotea y, por otro, abaratar una parte sustancial del recibo eléctrico de la empresa. Los excedentes de energía eléctrica serán inyectados a la red de Eléctrica de Cádiz que compensará a Aguas de Cádiz en kilovatios-hora consumidos en este mismo suministro.

En cuanto a la planta fotovoltaica en La Martona, su instalación como fuente de energía renovable permitirá un importante grado de autoconsumo energético y reducir la factura eléctrica anual con el consiguiente ahorro energético, así como una reducción de emisiones de CO2. Se instalarán 197 paneles de, al menos, 400 Wp, que daría como resultado una planta de 78,8 kWP que podrá generar al año una producción de 133.872 Kwh o kilovatio- hora.

Por otra parte, en cuanto a la planta a instalar en la cubierta del almacén que Aguas de Cádiz tiene en la Zona Franca, actualmente se está redactando el proyecto para implantar alrededor de 220 paneles de 400 Wp con lo que se tendrá una planta de aproximadamente 90 KWp que generará una energía estimada de 145.000 kilovatios-hora.

Durante el pasado año, la actual planta fotovoltaica de la sede de María Auxiliadora produjo 14.130 kilovatios lo que supuso un grado de autoconsumo medio del 9% de este suministro. En lo que llevamos de año, el grado de suficiencia en María Auxiliadora es del 14% debido, en primer lugar, a la disminución del consumo debido a la pandemia y al aumento del número de lámparas led instaladas. Se espera que para 2021, una vez realizada la ampliación y en condiciones normales, la suficiencia energética con la ampliación de la planta llegue al 25% y que esto a su vez permita disminuir la potencia contratada en este suministro.

Desde que empezaron a funcionar las actuales placas, en marzo de 2018, se han dejado de emitir un total de 20,41 toneladas de CO2 a la atmosfera, lo que equivale a la plantación de 523 árboles. Con la ampliación de la planta, se espera multiplicar por 2,5 veces las cifras anteriores.

Aguas de Cádiz espera que, una vez ejecutadas las tres plantas fotovoltaicas, la generación de energía ronde los 350.000 kilowatios-hora al año, lo que supondría poder llegar aun 25%- 30% del total de lo consumido en ACASA de todas sus instalaciones.

Al tiempo que la empresa municipal avanza en su implantación de energías renovables, también ha llevado a cabo otras medidas como la renovación del parque móvil con vehículos eléctricos, la compra de energía cien por cien renovable, la renovación de los camiones de limpieza de redes con vehículos que restringen al máximo sus consumos y sus emisiones de CO2, la sustitución de todas las luminarias y del sistema de climatización de las oficinas, que cuenten con líneas de recuperación de calor, etc.

La empresa municipal Aguas de Cádiz está realizando un importante esfuerzo tanto para la eliminación de gases de efecto invernadero como para la reducción de la huella hídrica. Es la única empresa operadora de agua de España -y una de las 26 de toda España- que cuenta con el reconocimiento del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Democrático por compensar totalmente sus emisiones CO2 ya que garantiza la huella de carbono nula o ‘Emisión Cero’.

La compensación total de la huella de carbono quiere decir que Aguas de Cádiz cumple con tres requisitos establecidos: calcular, reducir y compensar. Es decir, Aguas de Cádiz posee los tres sellos que emite el Ministerio sobre el registro de huella de carbono en los sectores de Calculo, Reduzco y Compenso. Este último sello, conseguido en 2018 y refrendado en 2019, reconoce que la empresa compensa las escasas toneladas de CO2 que emite mediante el sistema de reforestación.

En cuanto a la reducción de la huella hídrica, es decir, de la cantidad de agua que de forma directa o indirecta se utiliza para el desarrollo de actividad, se están usando medios materiales más eficientes para las limpiezas de las redes, existe un mayor control de consumo debido a la sectorización de la red y se han buscado nuevos recursos hídricos alternativos como la reutilización del agua que se vacía de las dos piscinas municipales de Cádiz (la del pabellón Ciudad de Cádiz y la de Astilleros) para el riego de jardines y el baldeo de las calles.

Además de la reutilización del agua de las piscinas, Aguas de Cádiz ha desarrollado otros proyectos para luchar contra la sequía como son: el estudio sobre los acuíferos profundos mediante sondeos electromagnéticos, el estudio para saber la posibilidad de poder usar pozos de sondeo en varias zonas de la ciudad y el estudio para la implantación de un sistema terciario de la Estación Depuradora de Aguas Residuales que contempla la elaboración de un proyecto de ejecución de red de agua regenerada para la ciudad.

Precisamente, Aguas de Cádiz ha elaborado un Plan de Gestión de Riesgo por Sequía que ha convertido a la ciudad de Cádiz en la primera de la Demarcación Hidrográfica Guadalete-Barbate en contar con un plan que es obligatorio por ley y ha colaborado con la Guía Metodológica para la Elaboración de Planes Municipales frente al Cambio Climático que ha elaborado AMA Natura-Ecologistas en Acción.

La empresa pública Aguas de Cádiz va a acometer una de las obras más importantes de los últimos años en infraestructura hidráulica en la ciudad: la construcción de la red de abastecimiento de agua potable y de la red de saneamiento de aguas fecales en la avenida de Astilleros. El proyecto, que ya ha sido aprobado en la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Cádiz, cuenta con una inversión de 1.785.405 euros y un plazo de ejecución estimado de nueve meses.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández destaca que “esta actuación posibilitará las actividades y usos en la que es actualmente el principal eje de conexión entre el centro de Cádiz y el tercer acceso, lo que la convierte en una de las principales vías de comunicación de la ciudad y una vía arterial de primer orden en la planificación municipal, objeto de diversos planes y proyectos que impulsan su desarrollo”.

Por una parte, en abastecimiento de agua, significa la consecución de uno de los principales objetivos del Plan Estratégico y del Plan Director de Infraestructuras de Aguas de Cádiz, así como del PGOU vigente, como es la culminación de la segunda arteria principal de suministro a Cádiz intramuros. Esta conducción supondrá el cierre del anillo principal de la ciudad y garantiza el abastecimiento a la zona centro en caso de producirse algún fallo en las arterias principales.

Actualmente existe únicamente una línea secundaria de 250 mm de diámetro, desconectada de la red de arterias principales y que no atraviesa la avenida en toda su longitud, sino que solo alimenta puntos de consumo en Navantia y en la estación de autobuses. Esta obra contempla la construcción de una nueva arteria de alta capacidad, de 600 mm de diámetro, 1020 metros de longitud y de fundición dúctil que discurrirá a lo largo de toda la avenida de Astilleros hasta la Cuesta de las Calesas.

Por otra parte, el proyecto contempla la instalación de la red de saneamiento puesto que actualmente carece de esta infraestructura. Por ello, esta obra incluye la construcción de un nuevo ramal de 300 mm de diámetro y 921 metros de longitud, de gres, material excepcional para soportar la agresividad química del agua. Este colector recogerá las aguas residuales de toda la avenida para incorporarlas a la red general de saneamiento. Para su diseño se han tenido en cuenta los nuevos usos y actuaciones previstas en un horizonte de 20 años. En cuanto a las aportaciones de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, además de contar con las generadas a día de hoy, la nueva conducción ha sido dimensionada para incorporar los futuros desarrollos previstos por la APBC.

Además, se construirá una nueva estación de bombeo en la misma avenida para la elevación del agua residual hasta la Avenida de las Cortes mediante un tubo de impulsión de 506 metros de longitud. Contará con dos bombas sumergibles de última tecnología con sistema anti atasco para minimizar las averías que causan las toallitas higiénicas. La obra se completa con la sustitución del tramo inicial de la red existente en la Avenida de Las Cortes para aumentar su capacidad y garantizar el correcto funcionamiento de los caudales previstos.

Ana Fernández destaca la necesidad de esta obra dadas las actuaciones previstas en el ámbito de esta avenida como son el acceso ferroviario y rodado al puerto, la construcción de nuevos edificios de oficinas y de servicios, la creación de un parque empresarial en suelo portuario y la construcción de edificios y espacios comerciales, hoteleros y terciarios en los suelos liberados por las actuaciones ferroviarias.

El Consejo de Administración de Aguas de Cádiz se ha reunido a través de videoconferencia para conocer las actuaciones, proyectos y obras que está desarrollando la empresa en estos momentos “siguiendo con nuestra política de rendición de cuentas y de transparencia y, en esta ocasión, de manera online debido a las medidas de prevención por la pandemia”, según apunta la presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández.
Entre otros asuntos, se ha dado cuenta a los miembros del Consejo de las actuaciones previstas, junto con el Consorcio de la Zona Franca de Cádiz, para la conexión de la red de saneamiento del recinto interior a la red municipal y los trámites de ejecución de las obras de la nueva Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR), también en el recinto interior del Consorcio.
Además de la ejecución de la obra de esta estación de bombeo, en el Consejo se ha dado información sobre el proyecto de construcción de la red de abastecimiento y saneamiento de la avenida de Astilleros, sobre las obras de mejora eléctrica de las EBAR de La Paz y de Marconi, sobre la finalización de la adecuación de la EBAR de Cortadura y sobre la sustitución de las conducciones de abastecimiento en las calles Venezuela y Valverde, así como en el barrio de Loreto. Además, se ha informado sobre las obras de adecuación de la nave ubicada en la Zona Franca y sobre la ampliación de la planta fotovoltaica del edificio de oficinas de la Avenida María Auxiliadora y la instalación de otra planta en el edificio de “La Martona”.
Asimismo, se ha trasladado información a los miembros del Consejo sobre el estado de tramitación del nuevo canon de mejora para las infraestructuras hidráulicas, sobre la evolución del Suministro Mínimo Vital y sobre las actuaciones llevadas a cabo por la empresa en diversos ámbitos con motivo de la pandemia, así como sobre las acciones para la conmemoración del 25 aniversario de la creación de la Aguas de Cádiz.

Aguas de Cádiz recuerda a sus clientes y usuarios los mecanismos de acción social que existen y que cubren el pago de facturas a familias con dificultades económicas.

Ante los problemas económicos causados por la crisis sanitaria de la Covid-19, la empresa municipal Aguas de Cádiz recuerda que dispone de estos mecanismos ideados para ayudar a familias o personas vulnerables o en situación de exclusión social y garantizar el suministro básico de agua a toda la población. Para ello, es necesario que las personas que no puedan hacer frente al pago de sus facturas de agua acudan a Aguas de Cádiz o a las oficinas municipales de Asuntos Sociales para que se proceda a tramitar las ayudas disponibles.

Estas ayudas son las que contempla el Procedimiento para la Garantía del Derecho Humano al Agua, Suministro Mínimo Vital y Fondo Social Solidario, el llamado SMV, que fija la bonificación del 100% de cuota fija y de consumo hasta un máximo de 100 litros por habitante y día. Aunque existen también otras medidas para paliar los problemas transitorios económicos, en estos casos se pueden solicitar aplazamientos, fraccionamientos y planes de pago personalizados que se gestionan también en las oficias de Aguas de Cádiz.

Con respecto al SMV, en lo que va de año se ha incrementado en un 27,23% la inversión con respecto al mismo periodo del año pasado, se ha atendido al 100% de las solicitudes de renovación y ha aumentado en un 6,3% el número de expedientes atendidos.

La presidenta de Aguas de Cádiz, Ana Fernández, recuerda que, precisamente, para atender el incremento de solicitudes como consecuencia del retroceso de la economía y del aumento del desempleo, la empresa ya aprobó el pasado mes de julio incrementar, con carácter excepcional por la crisis sanitaria, la dotación anual en 100.000 euros, pasando de 300.000 euros a 400.000 euros para garantizar el Derecho Humano al Agua en colectivos desfavorecidos.

Además, durante este 2020 se están incrementando las solicitudes de fraccionamiento y aplazamiento de facturas y la empresa está dando mayores facilidades de pago ateniendo a cada caso concreto evitando que afecte o comprometa la viabilidad económica de las empresas.

Por otra parte, durante este año se está produciendo un incremento de recibos impagados, y es por ello que se ha decidido volver a divulgar la existencia de los mecanismos de acción social vigentes. En esta línea, también se indica a la ciudadanía que los impagos injustificados ponen en peligro la estabilidad financiera de esta empresa pública.

Todos los dados relativos a las medidas adoptadas para garantizar el suministro básico de agua, nivel de morosidad a consecuencia de la paralización de avisos de impago y medidas específicas adoptadas para facilitar pagos de deudas atrasadas especialmente a personas consumidoras más vulnerables han sido recogidos en un informe elaborado por Aguas de Cádiz a requerimiento del Defensor del Pueblo Andaluz.

El Defensor del Pueblo Andaluz está recabando información sobre las incidencias que se están produciendo tras el levantamiento el pasado 30 de septiembre de la prohibición del Gobierno de realizar cortes de agua, electricidad y gas en los hogares como parte del llamado “escudo social” frente a la crisis de la Covid-19.